Noticias

Las versiones antiguas de Skype dejarán de funcionar el 1 de marzo

Microsoft acaba de anunciar que el 1 de marzo es la fecha límite para la migración de la última versión de sus clientes Skype en su versión escritorio, explicando que los lanzamientos viejos no permitirían el inicio de sesión más allá de esta fecha. La desaparición de las versiones antiguas de Skype es parte de la transición de la compañía a la arquitectura moderna de la plataforma VolP, que permite que ofrezca opciones más avanzadas, tales como guardado de mensajes de vídeo, subir archivos a la nube y llamadas de grupo móvil con vídeo. Los clientes que sufran por la decisión están en Windows y Mac, y Microsoft dice que actualizar a las últimas versiones es la única manera de continuar usando el servicio sin interrupción.

Skype

“Porque queremos proporcionar a nuestros usuarios la mejor experiencia Skype posible, se deben hacer cambios necesarios por el camino. Por eso, empezando por el 1 de marzo, los usuarios que corran versiones antiguas de Skype para Windows en escritorio (7.16 e inferior) y Skype para Mac (7.0 y 7.18) ya no permitirán iniciar sesión. Si eres uno de esos usuarios, todo lo que necesitarás hacer es descargarte la nueva actualización,” explica Microsoft.

En lo que se refiere a los usuarios de Windows 10, la decisión de Microsoft de matar las versiones anteriores del cliente de Skype no debería impactarles porque el sistema operativo viene con una app universal Skype de serie.

Aunque esta app aún carece de funcionalidades disponibles para el cliente escritorio, no hay duda de que evolucionará, y Microsoft parece estar deseando ponerlo a la altura de su hermano Win32.

En general, Microsoft no puede ser culpado por abandonar versiones antiguas de Skype, especialmente porque la compañía se está moviendo a una infraestructura moderna que permite muchas opciones. Pero en lo que se refiere a los usuarios de Windows Phone, ya hay muchos de ellos abandonados en esta transición. Nos imaginamos que es bastante frustrante.

R
Me encantan las aplicaciones curiosas que me ayudan a ordenar mi caótica vida. Cuando no escribo sobre tecnología, escribo novelas y cómics. Rolera y gamer, soy acumuladora compulsiva en estanterías analógicas y digitales.

Contenido relacionado: